Logo Hacia lo Salvaje

Taller de Esparto: Renovando Tradiciones con el Corro Espartero

Un artículo de nuestra maestra artesana Ronte Alonso Pereda donde te cuenta más sobre el esparto y sus posibilidades.

Tabla de contenidos

Introducción al Esparto: Una Planta Milenaria

La planta del esparto (Macrochloa tenacissima Kunth) es una planta de la familia de las gramíneas. Es una hierba esteparia. Crece en la Península Ibérica (sobre todo en el Suroeste y Levante) y en el norte de África. Es una planta muy resistente, útil y maravillosa aunque trabajar con ella es duro. Es una planta con la que, sin matarla a la hora de recoger sus hojas, se puede hacer todo aquello que una persona pueda imaginar y crear.


Historia y Usos Tradicionales del Esparto

Los enseres hechos con esparto ya eran utilizados por las mujeres y los hombres del Neolítico. En la Cueva de Los Murciélagos de Albuñol (Granada) se han hallado collares de esparto, cestas, cestillos, sandalias, gorros y tejidos. Desde entonces lo han trabajado los iberos, los fenicios, los griegos, los romanos, los árabes, etc. En la Edad Media, la Edad Moderna,….hasta hoy en día.


El esparto ha servido para hacer camas, antorchas, sacos, cuerdas, etc. En la construcción: para hacer los tejados de las viviendas. En el campo para todo tipo de útiles: sogas, soguillas, espuertas, serones, cofines, alpargatas, esteras, colmenas… En la minería y en el mundo naval, como utillaje pesquero como las redes, para hacer papel, etc, etc, etc. y más etc. Se utilizó hasta mediados del siglo XX, cuando llegaron las fibras sintéticas y el plástico se dejó de usar. A día de hoy todavía quedan algunas fábricas y personas vinculadas al esparto.


El Renacimiento del Esparto en la Actualidad

Después de que casi desaparezca su recogida y transformación, el esparto ha vuelto. Cada vez más personas aprenden las diferentes técnicas, se juntan para hacer corros esparteros y comparten saberes. Es una planta dura y resistente que resurge, se mantiene y se reinventa.

Las personas mayores aún recuerdan y nos cuentan cómo trabajaban el esparto en las puertas de sus casas. Además las mujeres en grupo hacían cofines para el prensado de la aceituna para hacer aceite.

Testimonios: Recuerdos y Vivencias con el Esparto

María cuenta que con su madre hacía cofines en la fábrica. Allí se juntaban con más mujeres, cantaban, se ayudaban y se reían de los muchachos que pasaban por allí.

Francisco recuerda ir con su tío a coger esparto cuando era niño, cómo le enseño a trabajarlo y cómo su padre le enseñó a hacerse sus primeras alpargatas y decirle: cuando se te rompan te haces otras. Cómo con doce años iba con su burra a la sierra a por una carga de leña que ataba con la soga de esparto que él mismo había hecho, y cómo marcaba sus propias espuertas para que nadie las cogiera por error….

Manuel, que lleva su camión y entre espera y espera coge esparto, y hace y hace cordelillo, y ya en su casa crea bolsos maravillosos que regala a su mujer, su hija, amigas….

José, que se sentaba en la puerta de su casa, que la llamaba La puerta del Sol y hasta con la uña a punto de abandonarle para siempre, seguía haciendo pleita, mini alpargatas…mientras conversaba con su mujer Paqui y las vecinas del barrio.

Me han abierto mil caminos: Carlos Fontales, conocedor y maestro de todas las técnicas relacionadas con las fibras naturales. Sabiduría plena y buen hacer. Y Anna Pons, experta y profesional de los tintes naturales.

Todas estas personas son mis maestras y maestros, algo tiene tocar, trenzar, coser y crear con el esparto que une a las personas, nos mantiene activas, compartimos consejos, vivencias, refranes, opiniones de aquí y de allí, silencios….es un mundo que engancha, donde las horas pueden pasar y volver a pasar pero no las ves. Sencillamente disfrutas con otras personas, con el esparto, con tus manos, con la naturaleza…

Corro Espartero en la Sierra de Cazorla

Si tu también quieres aprender y experimentar con el esparto, vente con nosotras aquí, a la Sierra de Cazorla y conviérte en artesana por un día. No hace falta habilidades ni conocomientos previos, sólo ganas de enredarse y trabajar con las manos. Tienes toda la información en este enlace.

Y si por el motivo que sea no puedes venirte a Cazorla y sois un grupete de 4 personas podemos llevar el corro espartero a domilio. Escribe un correo a ana@hacialosalvaje.net y nos ponemos en marcha aunque lo ideal es que vengas aquí y así te enseñamos la planta y su entorno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir en:  

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram
Email

Viajes Hacia lo Salvaje que te podrían interesar:

El blog de Hacia lo Salvaje

En este blog nuestras viajeras tienen una ventana para dar voz a lo vivido, compartimos artículos sobre nuestros destinos, consejos para el viaje, hablamos de ecofeminismo y de todo lo que nos atraviesa.

Newsletter
hermanas de tierra

>> Conocerás en profundidad a nuestras hermanas de tierra, las mujeres que hacen posible estos viajes.

>> Sólo por apuntarte te llevas un ejercicio de escritura terapéutica que te ayudará a conectar con tu intuición, sólo por esto ya merece la pena dejar tu correo.

>> Tendrás acceso a bonus, talleres, diarios y tendrás prioridad de embarque ;P

Escuchar en:   Ivoox   Spotify   Apple Podcast   Youtube

En capítulos anteriores: